lunes, 8 de diciembre de 2008

¿ COMO HACER VIAJES ASTRALES ?


Técnica en el Viaje Astral

SIXTO PAZ WELLS


Para el desdoblamiento se requiere entre otras cosas una posición cómoda, de preferencia acostado en la cama, o en el suelo sobre una frazada, o sentado sobre un sofá con un buen espaldar y grandes descansa brazos ; también una buena respiración y una profunda relajación, alcanzadas previamente. Al cabo de una buena relajación iniciamos nuestro trabajo con miras a abandonar lentamente y paso a paso, nuestro cuerpo físico por un período corto de tiempo, procurando antes que nada , perder el temor de dejar de sentirlo.

El primer paso como dijimos para lograr el desdoblamiento consiste en alcanzar con las respiraciones lentas y profundas una buena relajación, dejando de percibir nuestro cuerpo. Luego, nos imaginamos que somos como una esfera de luz flotando en el interior del envase que es nuestro cuerpo, ubicándola exactamente en nuestro plexo solar. Nos imaginamos a continuación que esa esferita de luz sale como flotando por encima de nuestra cabeza , como si la cabeza se estirara, pudiendo llegar a ver nuestro cuerpo desde cierta altura. Después de un tiempo prudencial volvemos, descendiendo sobre nuestra cabeza y situándonos nuevamente en el pecho, sintiéndonos siempre esa esfera brillante.

Hacemos un nuevo intento concentrándonos como para empezar a balancearnos cual si fuéramos un péndulo, de tal manera que intentaremos salir por los lados del cuerpo o balanceándonos hacia delante y atrás. Una vez fuera nos giraremos y procuraremos ver nuestro cuerpo físico allí tendido donde se encuentra. Después de un rato volveremos de la misma manera, ingresando por donde salimos.

Otra forma de salida siempre a partir del plexo solar es sentirnos flotando dentro del cuerpo y empezando por girar a gran velocidad, de tal manera que la fuerza centrífuga termina por sacarnos de nuestro cuerpo. Quedamos flotando por encima del cuerpo y para regresar, bastará con invertir el giro (fuerza centrípeta) o concentrarnos en un dedo del pie o de la mano sintiéndolo, para que caigamos en el cuerpo como una pluma al viento.

También podemos intentar deslizarnos por los pies o caer hacia atrás por la espalda como en una piscina. Y fuera del cuerpo nos giramos siempre para vernos tal como somos y observar todo a nuestro alrededor para poder hacer después confirmaciones. Para volver, simplemente bastará desearlo.

Otra forma es luego de la relajación imaginarse que nos levantamos dejando nuestro cuerpo al lado. Recordamos entonces, todos los detalles de la habitación y procuramos a continuación desplazarnos hacia la puerta más cercana, la cual abriremos; de allí siempre en la imaginación, recorreremos toda la casa (el lugar), abriendo y cerrando las puertas detrás nuestro. Procuraremos salir afuera a la calle observándolo todo. Luego regresaremos, volviendo por nuestros pasos, hasta encontrarnos con nuestro cuerpo, en el cual ingresaremos lentamente. Al haber completado este reconocimiento mental del lugar, habremos adquirido la adecuada concentración y orientación como para intentar el desdoblamiento en serio y realmente pudiéndolo sentir y a la vez, haciéndonos sentir.

La recomendación es que tenemos que focalizar nuestra atención en el proceso de desprendernos, y no tenemos que preocuparnos en sentir el cuerpo en el proceso de abandonarlo, o esto nos atraerá velozmente a el.

Otra paso sería, en caso no nos acomoden demasiado los anteriores, que sin mover nuestro cuerpo tratemos de incorporarnos astralmente, como sentándonos y girando para ver nuestro rostro, como si estuviésemos frente a un espejo; luego levantarnos parándonos y observando el cuerpo tendido en el suelo o sentado como lo hallamos dejado.

Cuando hemos escogido elevarnos por encima de la cabeza , procuraremos mirar todo desde arriba, llegando a tocar el techo de la habitación y recordando allí, que nuestro vehículo astral puede atravesarlo; por lo cual podremos flotar y salir al exterior, procurando fijarnos en algún hecho externo o circunstancia externa que después nos lleve a una verificación de la veracidad de la experiencia. Podremos por ejemplo: ir a nuestras respectivas casas o a las de familiares y amigos, fijándonos en algo que posteriormente podamos cotejar.

Una vez que nos encontremos fuera de nosotros, y ya superamos la sensación de temor, podremos avanzar fijándonos en todo cuanto hay alrededor nuestro, pudiendo volar o atravesar puertas y paredes porque el astral no está sujeto a las leyes de la física material. Siempre es bueno pedir al principio de la práctica, una protección especial a los guías extraterrestres o maestros de luz, es muy probable que uno de ellos esté aguardando en astral para orientarnos.

Las distancias se cubren astralmente son a la velocidad del pensamiento por lo que se puede realizar fácilmente viajes a otros planetas sin necesidad de usar trajes espaciales; y hasta podremos conocer recónditos lugares de nuestro planeta atravesando muros, rocas y hasta montañas completas. El retorno igualmente lo realizaremos con tranquilidad y sin apuro, procurando no olvidar los detalles de la experiencia; y bastará simplemente con desear volver, procurando concentrarnos en alguna parte de nuestro cuerpo, para que vayamos entrando suavemente. Para poder viajar a otros mundos es necesario tener mucha vitalidad y esto se consigue con respiraciones lentas y profundas , asi como una alimentación natural y una vida sana.

La práctica del viaje astral se dirige como una relajación normal y cuando llegamos al momento en que ha de iniciarse la salida, hemos de sugerir que empiece el proceso de desprendimiento sin temor y con confianza. Sugerimos entonces los diversos sistemas que ahora ya conocemos, dando un margen de unos quince a veinte minutos de experiencia antes de iniciar el retorno, el cual se dirige como trayéndolos de una meditación profunda.


VER ARTICULO LOS SUEÑOS
LOS VIAJES ASTRALES
VER MEDITACION COMO HACER VIAJES ASTRALES
COMO RECORDAR LOS SUEÑOS